Noticias LocalesVideos

VIDEO: DENUNCIAN EMPRESARIO MARCOS VILLANUEVA TIENE SECUESTRADO AL HACENDADO MIGUEL COCCO.

PUERTO PLATA.- Familiares del hacendado Puertoplateño, Miguel Ángel Cocco Pastoriza, denunciaron que su pariente se encuentra secuestrado por un empresario turístico de esta región.

Se trata de Marcos Villanueva Camps, sobrino de Miguel Cocco, y a quien otros familiares señalan como la persona que ordenó el aislamiento ilegal de su anciano tío, quien tiene 101 años de edad.

 

Las declaraciones fueron ofrecidas en nombre de la Familia Camps Cocco, por el Doctor Carlos Balbuena, quien se presentó a la residencia de Cocco Pastoriza, siendo impedido de entrar a la casa, por personal de seguridad bajo el mando de Marcos Villanueva.

Balbuena, quien está casado con una sobrina de Miguel Cocco, dijo que no es la primera vez que a un pariente del ganadero se le impide verlo, destacando que hace unos días también ocurrió lo mismo, cuando sus sobrinos, Manuel Cocco y Santiago Camps Cocco, fueron a saber del estado de salud de su familiar.

 

Reporteros de este medio de comunicaciones constataron lo denunciado por Balbuena, cuando la empleada doméstica le dijo al abogado en frente de las cámaras que “nadie puede entrar a la casa sin autorización de Marcos Villanueva”.

La familia  Cocco responsabiliza a Marcos Villanueva de cualquier cosa que le suceda al señor Miguel Cocco, de quien aseguran “se encuentra en un delicado estado de salud, que requiere de la asistencia de todos sus familiares”.

Hacen un llamado a Villanueva Camps, para que saque al señor Miguel Cocco del aislamiento forzoso en que se encuentra, tomando el progresivo deterioro de salud que presenta el anciano, así como la ilegalidad de las acciones del empresario.

Miguel Cocco es un acaudalado ganadero de la Región Norte, que posee grandes extensiones de terreno de vocación turística en el entorno de la Había de Maimón.

Marcos Villanueva es uno de los principales ejecutivos del Hotel Riviera Azul de Puerto Plata, que preside el empresario Ángel Rondón.

 

Deja un comentario