Sociales

GUILLERMO FINKE OFRECE DETALLES DE SU EXPERIENCIA EN EL MUNDO DEL CINE.

El cineasta José Enrique Pintor (Pinky) regresa a la gran pantalla con su nueva producción, “Mañana no te olvides”, filme protagonizado por Freddy Ginebra y Guillermo Finke, en el que se cuenta la historia sobre la relación especial entre un joven con Síndrome de Down y su abuelo, quien acaba de ser diagnosticado con Alzheimer. En otras palabras, en esta película se trata el tema de las relaciones que se establecen entre personas con condiciones especiales.

Qué te inspiró a contar esta historia?

Jose Enrique Pintor (Pinky): Todo surge durante el rodaje de “Sol y luna” en España. Mi equipo de trabajo se reunió con un grupo de guionistas que colaboran normalmente con nosotros y vieron todos juntos la película de animación “Arrugas”, con un maravilloso guion de Ángel de la Cruz, y me convencieron para hacer una película de corte social que tratara la inclusión social de personas con condiciones especiales. Fue una de las mejores ideas y sugerencias que he recibido porque es un tema que necesita mucha atención y exposición pública.

¿Cómo se involucraron con “Mañana no te olvides”?

Guillermo Finke: Me involucré con la película junto a mi abuelo. Fuimos como personas diferentes, con diferentes formas de comunicarnos, pero interactuamos como actores.

Freddy Ginebra: Él estaba en Nueva York, lo llamaron, le hicieron un casting y todo el mundo se enamoró de él, y yo más. Desde que lo vi dije ‘este es mi nieto favorito’ y a veces en la filmación me agarraba la mano y me decía: “abuelo, no te pongas nervioso, yo te voy a ayudar”.

Lo mío fue en un centro comercial y Pinky estaba por ahí. Vi que se me acercaba y me dijo que tenía una película para mí. Uno siempre tiene un amigo loco. Él me preguntó si lo haría y le dije que no sabía, que me enviara el guion. Me lo mandó, lo leí y le dije que estaba loco, que no me creía capaz de hacerlo, pero él me dijo que estaba totalmente seguro de que sí. Desde los 12 años había soñado con ser actor de cine y ahora se me estaba dando a los 73, ¡después de 61 años tenía que atreverme!

¿Qué tal su primera experiencia como actores?

Freddy: Cuando yo lo vi a él, le di un abrazo y le dije ‘soy tu abuelo’. Él dijo que lo sabía. De ahí en adelante siempre fue mi nieto.

Guillermo: Así es.

Freddy: Así fue la relación y eso se ve en la película. Ahí, de verdad, hay una relación abuelo/nieto, un amor que va creciendo en la película hasta el final, cuando ya se desborda.

Guillermo, ¿a ti siempre te interesó el cine?

Guillermo: Sí, me interesó mucho actuar en cine, dramatizar situaciones y sentimientos y demostrar que puedo hacer cosas nuevas y diferentes.

¿Quieren volver a actuar en una película?

Freddy: Bueno, yo ya tengo dos o tres ofertas para seguir haciendo cine. En este país se necesitan ancianos y yo me ofrecí voluntariamente para cualquier cosa. Así que tengo dos más esperando para el año que viene.

Guillermo: Bueno, sí, quiero volver y hacer una película llena de emociones para que todo el mundo la vea.

Pinky, ¿cómo surgió la iniciativa de colaborar con la Fundación Yo También Puedo?

Pinky: Desde el inicio teníamos muy claro que este iba a ser un proyecto especial para todos, pero queríamos que tuviese unos resultados que se tradujesen en beneficios factibles para este tipo de personas. Así fue que decidimos donar el 100% de lo que nos corresponde de la taquilla a Yo También Puedo, sobre todo porque trabajan con estas personas a través del arte, del baile, de la música, del teatro, y están muy necesitados de un local donde poder desarrollar sus trabajos.

¿Creen que en el cine local se debiera de dar voz a más temas similares a este?

Freddy: Yo creo que se deben tratar todos los temas desde la óptica dominicana. El cine es una gran oportunidad que nos ha dado este momento que estamos viviendo para que los dominicanos se expresen. Los dominicanos son tremendamente creativos, ya estamos viendo películas nuevas y diferentes y estoy totalmente seguro de que dentro de un tiempo el cine dominicano será un parámetro en Latinoamérica. Sueño con eso.

Pinky, ¿esta producción fue una experiencia diferente para ti como director?

Pinky: Completamente diferente y en todos los aspectos, en lo técnico, en lo artístico, pero sobre todo en lo humano. Esta película nos ha cambiado a todos los que trabajamos en ella y hemos aprendido que hay que darse, entregarse y esforzarse por lograr un sueño, pero, sobre todo, ayudar a que los demás logren también el suyo. No estamos solos. Hay gente que necesita mucho de nosotros, a veces en afecto y otras en ayuda más tangible. Lo poco que puedas aportar siempre será bienvenido, y como los artistas somos los más propensos a entregarnos, ¿por qué no hacerlo por una buena causa?

“Esta película nos ha cambiado a todos los que trabajamos en ella. Hemos aprendido que hay que darse, entregarse y esforzarse por lograr un sueño, pero, sobre todo, ayudar a que los demás logren también el suyo”. José Enrique Pintor (Pinky)

¿Cómo fue la experiencia de filmar con José Enrique Pintor (Pinky)?

Freddy: ¿Con Pinky? Él es una chulería, ¿no es así?

Guillermo: Sí, es un director buenísimo que siempre se fajó con los dos. Pinky me ha ayudado en muchas cosas, fue maravilloso. Se siente que sabe manejar a los actores.

Freddy: Pinky es una maravilla. Nos corregía con mucho amor y cariño. Una cosa muy buena que tiene es que nos dejaba expresarnos, entonces si nos salíamos un poco de lo que él tenía en mente, él paraba y decía que lo viéramos otra vez, pero fue una maravilla. Es un extraordinario director.

Pinky, ¿qué nos puedes decir del proceso del casting?

Pinky: Por un lado fue sencillo porque siempre tuvimos en la cabeza a los posibles intérpretes del proyecto, pero por otro lado complicado porque había que convencerlos de participar en un proyecto que iba a requerir de un trabajo más arduo de lo normal, y donde los dos protagonistas se iban a estrenar en un proyecto de cine tan complejo. Afortunadamente todos se comprometieron y logramos un buen resultado. Encontrar a Guillermo, el niño protagonista, quizá fue lo más difícil. La primera toma de contacto fue vía Skype porque estaba en Nueva York de vacaciones, pero desde ese mismo momento supimos que él era nuestro Jan, y creo que fue una gran elección.

¿Para ustedes cuál fue la escena más difícil de filmar?

Freddy: ¿Para ti cuál fue?

Guillermo: Bueno, la parte de Romeo y Julieta, cuando le quería gritar a mi abuelo porque estaba interrumpiendo mi obra y él se irrita con el susto.

Freddy: Sí, esa fue una escena muy linda. Él está haciendo de Romeo y Julieta con su novia y yo estoy en el público. Cuando a Romeo lo matan, yo, siendo un viejo decrépito, salgo corriendo y grito que no lo toquen. Es una escena muy dramática. Esa fue la de él. La mía fue la escena del inicio de la película. Se filmó en San Pedro de Macorís, afuera de una iglesia con lluvia, por lo tanto contrataron a los bomberos y me mojaban con una manguera. Eso comenzó a las 7 de la noche y terminó a las 2 de la mañana. Yo estaba muerto.

¿Qué fue lo que más les gustó a los dos de trabajar en la película?

Freddy: Yo no quería que se acabara nunca. A mí lo que más me gustó fue haber encontrado un nieto lindo como este, que es una chulería. Eso fue lo mejor de la película.

Guillermo: Sí, como tú eres mi abuelo siempre te tengo en mi corazón. Como actor es más que eso, cómo hicimos la película fue maravilloso.

Freddy: Él me cuidó durante toda la película y fuera de ella, en el set. El único problema que tuve con él es que enamoró a todas las mujeres.

¿Se debe aprovechar el auge del cine dominicano para producir más películas sobre la situación de minorías o personas que viven con condiciones especiales?

Pinky: El cine siempre será un medio de masas, y aprovechar este medio para lograr sensibilizar y tocar los corazones del público siempre es una buena opción.

¿Quiénes creen que deben ver esta película y por qué?

Freddy: Es una película para todos los públicos. Lo importante de este filme es que, sin ser didáctico, enseña cómo tratar a una persona con Alzhéimer y a convivir con un niño especial. A mí me enseñó muchísimo y estoy maravillado. Los jóvenes especiales son ángeles colocados en la Tierra. Son personas de una gran sensibilidad y con una capacidad de amar increíble.

“Estoy seguro de que dentro de un tiempo el cine dominicano será un parámetro en Latinoamérica”. Freddy Ginebra

“Me interesó mucho actuar, dramatizar sentimientos, demostrar que puedo hacer cosas nuevas y diferentes”. Guillermo Finke

Deja un comentario